Cambiemos el modelo de los graduados: Senador Romero Hicks

Cambiemos el modelo de los graduados, que no sean buscadores de empleo, sino emprendedores que los generen.

Patricio Cortés- Personae.com.mx

El desarrollo de la ciencia y la tecnología son uno de los grandes pendientes de nuestro país al que se suma el rezago educativo. El senador, Juan Carlos Romero Hicks, nos habla de la importancia de hacer una cadena virtuosa entre universidades, ciencia, tecnología e industria.

- La OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) ha hecho una revisión transversal de 32 economías del mundo y el tema, mínimo común múltiplo, es la innovación. Necesitamos integrar un sistema porque parece que estamos fragmentados ni siquiera divorciados porque ni matrimonio ha habido.

- Romero Hicks señala que en los países de mayor desarrollo, el 70% de los doctores en ciencias no trabajan en la universidad sino en la industria: Tenemos que cambiar el modelo para entender que la industria es una prolongación de la universidad. Necesitamos abrir el modelo educativo para que se entienda que la educación no termina con un grado académico, este es sólo un impulso.

- Propone: Hay que generar una cadena virtuosa de educación, ciencia, tecnología e industria. En el caso del conocimiento, si éste no llega al mercado no está siendo exitoso. Ahora, no hay qué claudicar al principio de la libertad académica; el láser, por ejemplo, cuando se estuvo desarrollando en los primeros artículos, no llamaba la atención, ahora es muy importante. Lo mismo pasó con la resonancia magnética.

- ¿Qué necesitamos para lograrlo?: Falta desarrollar una cultura más amplia, desarrollar un régimen jurídico y cultural de propiedad intelectual. Corregir el modelo universitario para que mire al exterior y hacia modelos más flexibles.

- El exdirector del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, CONACYT, ejemplifica: Aunque el conocimiento no tiene nacionalidad ni tampoco ideología, es importante entender que la empresa mexicana requiere una reestructuración. Aquí casi todos los centros de investigación son públicos. IBM genera al año 2 mil 500 patentes. No hay universidad en América Latina que genere eso: Necesitamos que el empresariado tenga otra mirada y otra convicción.

- Un amigo, el doctor Miguel José Yacamán, me decía: el día que tengas aquí una manifestación de empresarios pidiéndote más recursos para sus programas, ese día habemos avanzado. El empresario mexicano necesita otra mirada en términos de la innovación.

- Necesitamos que empresa, academia, gobierno y sociedad, trabajen de manera más comprometida y cambien el modelo para que se entienda que la empresa es un espacio educativo. Hoy, la UNESCO señala que la educación es durante, y para toda la vida.

- Complementa el Presidente de la Comisión de Educación de Senado y Secretario de la Comisión de Ciencia y Tecnología: El problema es que la ciencia se ve como una cosa aislada, de Ciro Peraloca, que no tiene su vida muy resuelta desde su punto de vista personal y emocional, entonces la pregunta es ¿cómo le vamos a dar el papel de la ciencia y la tecnología y la innovación a cada tema?

- Un sector íntimamente ligado es la educación superior y quien fuera rector de la Universidad de Guanajuato nos habla de los desafíos: Tenemos luces y sombras. Todos lo documentos internacionales señalan que los retos son cobertura, mejorar la calidad, tener mecanismos de equidad para asegurar el acceso con base a méritos y capacidad y el tema de la pertinencia, es decir, ver cómo esto resuelve problemas de la vida cotidiana.

- Entre los avances destaca la evaluación educativa, donde hoy hay diversos organismos del rubro, a nivel cobertura resalta: La administración del Presidente Calderón inició con un 25% de cobertura y terminó con un 35%, superando, incluso, la meta que se había trazado. El reto es que para 2018 lleguemos al 50%. Todavía hay un déficit. No es una disyuntiva entre cobertura y calidad, hay que crecer en cobertura con calidad.

- ¿El país puede absorber tanto profesionista?: Sí puede, porque nosotros, desde el ámbito académico, no podemos estar sujetos a los caprichos del mercado. Un buen profesionista no tiene problemas para encontrar empleo. Lo que pasa es que tenemos que cambiar el modelo del egresado, no que sea una persona que busque empleo, más bien con capacidad emprendedora, que pueda generar empleos.

- No obstante, acota: Hay carreras que tienen ciclos, en la Universidad de Guanajuato, en 1975, se creó la carrera de Comercio Internacional. A los que estudiábamos en ese momento nos llamó la atención porque el estado ni siquiera tenía una capacidad exportadora importante. Hoy, ¿quién va a negar su importancia’

- Tenemos alrededor de 500 carreras diferentes y nuestros nietos estudiarán carreras que hoy ni siquiera existen.

- Pensar solamente en el mercado de trabajo para la planeación de la universidad resultaría inapropiado. Las universidades tienen que adelantarse a las circunstancias y más allá de los criterios de mercado también tienen que inducir para que el mercado responda a la propia producción universitaria.

- Entonces, es un tema donde la oferta y la demanda influyen pero no pueden ser determinantes. Se tiene que hacer una relación con los empleadores para inducir la necesidad de que se vayan creando los mercados de ida y de vuelta. La universidad necesita un papel más anticipativo, prospectivo.

- Estudié relaciones industriales, una carrera muy importante, pero cuando se creó, México no tenía el desarrollo industrial que ahora tiene. Si hubiéramos esperado a que lo tuviéramos, nos hubiésemos tardado.

- ¿Si México lograra el tan anhelado despegue, tendría los profesionistas necesarios?: No, porque si uno se compara con los países de mayor desarrollo, la corta estadística de 20 a 23 años de edad, sobre la atención a nivel superior, estamos bastante abajo. Hay, por lo menos, una docena de países de América Latina que tienen mayor cobertura en ese grupo estadístico que México, en lo general.

- Opina que las instituciones deben estar en constante mejora: En este mundo universitario no se puede tener el punto final y nunca se logra la perfección, la excelencia académica, no es ni el paraíso perdido ni el territorio escriturado, es el anhelo de ser mejores. Aquella institución que señala que ya es excelente, está claudicando, porque la excelencia es una actitud y una búsqueda para poder tener mejores circunstancias.

- Pero los desafíos vienen desde más abajo, desde la educación básica donde hay todavía muchos adultos a los que no se les garantizó la educación secundaria, por lo que hay que trabajar en ellos, persuadiendo al empresario para que fomente y genere condiciones para que sus empleados concluyan su secundaría.

- Si uno ve Corea, España y México, en 1970 teníamos indicadores similares. Hoy, la diferencia es inmensa, porque ellos hicieron la tarea. Requerimos convocar a una cruzada nacional como lo hizo Vasconcelos.

- Todos necesitamos leer, y leer más, porque lo dice con mucha claridad José Emilio Pacheco: quien no lee no tiene vocabulario extenso, quien no tiene vocabulario extenso no piensa y el que no piensa no actúa, tenemos que trabajar muchísimo.

- Asegura que: Hay que hacer las cosas bien y rápido.

- Sin embargo, le externo el riesgo de la simulación, donde, con una baja calidad mejoren las estadísticas, pero la preparación real de los egresados no corresponda a su grado académico. Responde: Para eso son los mecanismos como la evaluación y la acreditación. Hay que revisar los requisitos de validez oficial, para que sepamos quién es quien; generar la competencia. La no competencia genera incompetencia.

- ¿Dónde se ha sentido más cómodo: como gobernador de Guanajuato; cómo director del CONACYT o cómo legislador?: Como rector, porque es un ambiente muy crítico, muy creativo. Y, en el caso de la Universidad de Guanajuato, un ambiente muy civilizado, donde se puede discutir todo, debatir no es reñir y discrepar no es reprimir.